¿Cuánto cuesta emprender?

Hago esta pregunta sin saber si voy a poder responderla, y es que pese a tener cierta experiencia (ambigua) pero alguna experiencia, hay factores a los que no puedo llegar. Emprender. Esa es la palabra que hoy día está en boca de todos para intentar paliar la vergonzosa* crisis que nos azota desde hacer algunos años. Dicen los que saben de esto que no te puedes quedar parado, que tienes que mantener la mente activa para sacar a flote las ideas que hay en tu interior, que tienes que hacerte fuerte ante las adversidades que se presentan, que no dejes llevar por situaciones negativas… En definitiva, que hay que innovar.

He encontrado en el blog de Carlos Bravo (un gran tipo por lo que escribe), una entrada (le admito a los puritanos que quieran definirlo como post) en la que le ofrece al emprendedor responder a tres simples preguntas para sacar adelante una empresa. Son estas:

1. ¿Vas a poder sacrificar tu tiempo libre, tus fines de semana y tus vacaciones para seguir adelante con tu empresa?
2. ¿Quieres arriesgar una ruptura con tus amigos, tu mujer o pareja porque no haces otra cosa que trabajar?
3. ¿Puedes vivir durante meses o años no sabiendo si tu empresa todavía existirá dentro de dos o tres meses?

Las respuestas más coherentes serían afirmaciones positivas. Es decir, respondería sí a las tres  cuestiones. Estaría (y lo estuve) dispuesto a sacrificar todo mi tiempo para sacar adelante la empresa. Sí, arriesgaría una ruptura con los amigos y pareja,  ya que si yo no confío en mi propio proyecto ¿quién lo va a hacer? En mi caso tuve un apoyo total por parte de mis amigos y mi familia. Y, si no podría vivir meses o años sabiendo que el plan se puede ir al garete, también diría que sí, que podría vivir. Ese es el riego que se corre, que te pueden salir las cosas bien o te pueden salir mal.

Ahora. Nunca pienses que con dos días de trabajo te vas a hacer rico. Si a la vez que estás pensando en ser un emprendedor se te nubla la vista con los miles de billetes de 500 euros que va a ganar, mejor no hagas nada. Mi experiencia profesional me ha hecho entender la vida de tal manera que, ser un emprendedor, es trabajar en lo que cree, ya sea mejor o peor, pero en las ideas que quieres desarrollar. Ya tendrás tiempo de mejorarlas. Tendrás un trabajo para vivir, y no dependerás de un empresario que te explota echando más horas que un reloj trabajando en algo que no te gusta y, si lo haces, es por necesidad. Emprender, en definitiva, es creer en ti mismo.

Ahora, también digo que emprender no sale gratis. Cierto que es que para crear algunas empresas, sobre todo las start-ups, te puedes apañar con un teléfono móvil con conexión a internet y un ordenador, elementos básicos que buena parte del común de los mortales tenernos como algo habitual. (Espero no haber dicho un pecado). Si tienes la suerte de que vas a trabajar, vas a cobrar por lo que has desarrollado. Ahora bien. Que a nadie se le olvide que vivimos en un país donde se pagan impuestos, y donde, en muchos casos, tienes que abonarlos antes de cobrar las facturas. Somos así de chulos.

Que nadie se deje llevar por lo último que he comentado. Quién tenga una idea, que la ponga en práctica. Es la única manera de saber si ha merecido la pena llevarla a cabo.

*Hoy he visto el documental Inside Job, y no puedo comprender cómo los que nos han metido en esta maldita crisis siguen campando a sus anchas como si nada hubiese pasado. Los ricos son más ricos y los pobres pierden sus casas porque no pueden pagar al banco ¡País!

Anuncios
Etiquetado , , , ,

8 pensamientos en “¿Cuánto cuesta emprender?

  1. ¡Que bonito todo! Yo creo que la clave está en emprender con algo que te guste tanto que sacrificar tus días libres y tu vida social no suponga un carga. Encontrar ese trabajo que te divierta hacer, con la satisfacción de haber creado tu mismo tu negocio, tu fuente de ingresos y tu divertimento como premio, todo a la vez.

    Pd: No había tenido tiempo de leer todo lo que estás escribiendo Miguel… Y me encanta! Enhorabuena por todas tus reflexiones compartidas.

  2. Sara Ortiz Castilla dice:

    Me inquieta terriblemente esta contraposición: por una parte, la posibilidad de trabajar en algo que crees y verdaderamente te gusta; por otra, el riesgo de empeñar tu tiempo, tu dinero y (en algunos casos) tu familia y vida social. Sin saber si saldrá bien.
    Es una posibilidad muy bonita y llamativa a la que dedicar tu futuro, pero la duda me asalta, ¿de verdad merece la pena arriesgar tanto?
    He de agradecer el testimonio de personas con experiencia como Miguel que me anima a no desilusionarme y, aún considerando las posibles (casi seguras) pérdidas, a seguir viendo ésta como una vía laboral que me cuestionaré.

  3. Pilar Tejero dice:

    La verdad que es que estamos viviendo una época en la que el futuro próximo pasa por nosotros mismos. Ya vemos que mercados, gobiernos, etc van a lo suyo y se están preocupando bien poco por las pymes, por las industrias, por autónomos y trabajadores, sus miras están puestas en el dinero, en la gente que tiene dinero. Pero es bien cierto que los que realmente levantan esto somos nosotros, gente de a pie que con nuestros proyectos, ideas, ilusiones y ambiciones creamos negocios, creamos empleo y podemos crear riqueza.
    Me siento, al igual que vosotros, emprendedora. Pero no solo basta con sentirlo sino con serlo. Ánimo!!!

  4. soniyx dice:

    Si una persona confia y cree en su idea, llevarla a cabo se convierte en un sueño. No obstante, tan importante es esto como conocerse a sí mismo y conocer nuestras fortalezas y debilidades. Ser emprendedor es un estilo de vida, tal como se describe en el post. Muy probablemente vayas a dejar de tener tanto tiempo libre y durante tiempo indefinido, lo cual se convierte en una situación muy difícil y dura de llevar, la cual no todas las personas están dispuestas o preparadas para soportar.

  5. Es verdad que el dinero no es el único que pone el freno pero si que es uno de los puntos más claves para poder emprender . Para ser emprendedor hay que dejar muchas cosas atrás y no todo el mundo puede compaginar la familia, amigos con el trabajo. Es posible ser un gran emprendedor y poder llevarlo con la familia y demás?

    • Pilar Tejero dice:

      Estoy convencida que se puede ser emprendedor y compaginar. Cuesta mucho pero cuando a la gente que te rodea, que si te rodea y está cerca de ti es por que te quiere, las haces cómplices y compartes con ellos tus proyectos, la gente responde. Te ayuda, te anima, se alegrará de tus triunfos, te entenderá en los desánimos y te animará a seguir. Lo hará porque es tu idea, es tu proyecto y al intentarlo la satisfacción será tan grande que les salpicaras con tu bienestar también a ellos.
      Y el dinero…. pues también, pero no es lo más importante para empezar, sobre todo en nuestro sector.

  6. Genial! No sólo el dinero es el freno para emprender, quizás es la excusa más fácil para no afrontar cuales son las verdadesra limitaciones.

  7. DANIEL GUERRERO dice:

    Enhorabuena, Miguel, por este último post. Cuesta tanto emprender que incluso el dinero a invertir es secundario. El sacrificio es brutal, pero la felicidad de los emprendedores es un valor inaccesible para el resto.

Los comentarios están cerrados.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: